Fisiografía y Suelos Fisiografía y Suelos

Fisiografía y suelos

Los paisajes fisiográficos que se han identificado en la región se describen de manera general y se toman como referentes espaciales para hacer la descripción de las características más relevantes de  los suelos en cada uno; la información ha sido generada por varios estudios (IGAC, 1979, 1993, 1995, 1997 y 1999).

En términos generales los suelos de la amazonia colombiana, son químicamente muy pobres y físicamente muy susceptibles al deterioro, la capa orgánica es una capa delgada de hojarasca y residuos vegetales en distinto grado de descomposición, pero que se constituye en la fuente y reserva mas importante de nutrientes para las plantas, y actúa a la vez como capa amortiguadora o protectora del suelo ante agentes o procesos erosivos

Llanuras aluviales de los ríos Andinenses (A): Se localizan en las vegas de los ríos que nacen en la cordillera de los andes (Caquetá, Guaviare, Putumayo, Amazonas) el área es de 24.151 km2 con un porcentaje del 5.07%; de relieve plano a ligeramente plano y plano cóncavo, con pendientes de 0-3%; las de plano medio son superficies alargadas con relieve plano, pendientes de 0-3%, hacen parte de la llanura de inundación de los ríos; las de plano alto, ocupan el nivel más alto de la llanura de inundación, tienen relieve plano con pendientes de 0-3%, sufren inundaciones ocasionales cada 3 o 7 años, denominadas regionalmente “conejeras” (Figura 5).

Los suelos de estos paisajes presentan las siguientes características: texturas francas a arcillosas; sufren inundaciones frecuentes; drenaje pobre; superficiales y limitados por el nivel freático; la fertilidad es media. Taxonómicamente predominan los Entisoles, Inceptisoles y en las partes altas los Ultisoles.

Llanuras aluviales de los ríos Amazonenses (B): Se localizan en las vegas de los ríos que nacen en la planicie amazónica (Vaupés, Apaporis, Inírida, Guainía, Atabapo, Negro, Yarí, Mirití, Igaraparaná, Cahuinarí), el área es de 8.265 km2 con un porcentaje del 1.73 %. El plano aluvial más bajo, presenta un relieve plano a ligeramente plano, con pendientes menores de 3%, presentan diques naturales y pequeñas terrazas; con inundaciones esporádicas, cada año o cada 2 años.

Los suelos son originados a partir de sedimentos muy meteorizados, con dominio de arenas cuarzosas y arcillas caoliníticas muy ácidas; con texturas franco arenosas a  arcillosas; sufren inundaciones esporádicas, el drenaje es moderado a pobre; la fertilidad es baja. Se clasifican como Entisoles y Ultisoles.

Llanuras aluviales de ríos Orinocenses (O): Se localizan en la parte norte de la zona, en las márgenes del río Vichada; se originan de sedimentos aluviales heterogéneos; el área es de 1.684 km2 con un porcentaje del 0.35 %. El relieve es plano con pendientes inferiores al 7%.

Los suelos tienen texturas franco arcillosas a  arcillosas; el drenaje es lento a muy lento; la fertilidad es baja a muy baja; taxonomicamente predominan los Entisoles.

Valles menores con influencia coluvial (C): Se localizan en las cabeceras de los principales drenajes, se forman por la incisión que hacen estos en la planicie sedimentaría, las terrazas antiguas y en ocasiones en las estructuras rocosas; estos valles presentan inundaciones frecuentes y morfológicamente son angostos, alargados y continuos, de relieves plano a  plano-cóncavo; con pendientes de 0-3% y 1-3-7%. El área es de 18.608 km2 con un porcentaje del 3.90%. Los suelos presentan texturas franco arcillosas a arcillosas; drenaje moderado; la fertilidad es baja; son principalemente Entisoles.

Terrazas antiguas de ríos Andinenses y Amazonenses  (T): Se formaron por acción  de  corrientes antiguas; hoy día se evidencian restos de antiguas llanuras de inundación de grandes ríos, mucho más grandes que los actuales, se localizan en cercanías de ríos actuales como Caquetá, Putumayo, Amazonas, Apaporis; inicialmente fueron planas pero con la disección y encajonamiento de los ríos se ha formado un relieve plano a ondulado con pendientes que pueden oscilar entre 0 a 25 %, las de mayor pendiente se encuentran en los ríos Caquetá y Apaporís. Tienen un área de 21.957 km2 con un porcentaje del 4.61%;

Los suelos son de texturas franco arcillosas a  arcillosas, francas a franco-arenosas;  presentan con frecuencia gravillas de cuarzo y chert. El drenaje puede ser de moderado a bueno; la fertilidad es baja a muy baja. Se han clasificado como Ultisoles e Inceptisoles.

Altillanuras de origen mixto (X): se localizan en las vegas de los afluentes menores que nacen en la cuenca amazónica, el área es de 16.794 km2 con un porcentaje del 3.52 %, Los suelos son de texturas franco arcillosas a  arcillosas. Con un drenaje moderado; la fertilidad es baja.

Planicies amazónicas de origen  sedimentario (S1): Es la unidad mas representativa de la Amazonia colombiana, tiene una superficie de 282.414 km2 con un porcentaje del 59.26 %; conformado por superficies planas a ligeramente planas, onduladas y fuertemente onduladas producto de la disección de una antigua planicie fluvio-marina. Los materiales son sedimentos terciarios del mioplioceno, en diferentes ambientes de depositación, los más comunes son de tipo arcilloso, arcillo-arenoso y areno arcillosa; las pendientes pueden ser de 1-3%, 7%, 3-12 %,  las que presentan relieves ondulados alcanzan pendientes de 3-7-12 y 25%. Los suelos son de texturas arenosa o franco arcillosas y arcillosas muy finas; el drenaje puede ser de pobre a moderado; la fertilidad es baja a muy baja; predominan los Entisoles, Inceptisoles, Ultisoles y algunos Oxisoles.

Planicies amazónicas de origen  ígneo metamórfico (S2): Se localizan en el noreste de la Amazonia en los departamentos de Guainía y Vaupés, donde afloran rocas del escudo Guayanés, el área es de 19.404 km2 con un porcentaje del 4.07 %; presentan formas onduladas a fuertemente onduladas y la pendiente oscila entre 7-12-25% y mayores, haciéndolas muy susceptibles a la erosión. Los suelos tienen texturas franco arenosa a arcilla, de drenaje bueno a moderado; la fertilidad es muy baja; los Entisoles y los Espodosoles son los ordenes más abundantes.

Planicies amazónicas de origen  ígneo metamórfico sedimentario (S3): Se localizan en el noreste de la Amazonia en los departamentos de Guainía y Vaupés;  el área es de 23.342 km2 con un porcentaje del 4.90 %; las superficies con control estructural corresponden a antiguas planicies del terciario que suprayacen a formaciones estructurales del precámbrico y que luego por su disección o erosión diferencial han generado lomas bien alineadas con drenajes paralelos. Normalmente corresponden a relieves fuertemente ondulados a quebrados, con pendientes de 12-25-50%; son muy inestables y presentan deslizamientos, reptación y erosión en surcos ocasionada especialmente por escurrimiento difuso; las incisiones de los caños son profundas y amplias, el patrón de drenaje tiende a ser paralelo.

Los suelos son  formados a partir de mezclas de materiales con diferentes procesos de erosión; las texturas son franco arcillosas a arcillosas y arenosas. Tienen drenaje bueno a moderado; la fertilidad es baja. Se clasifican como Entisoles y Espodosoles.

Piedemonte con y sin influencia volcánica (D): Se localizan al Occidente de la Amazonia, en la transición entre la parte de los andes y la planicie amazónica; el área es de 5.486 km2 con un porcentaje del 1.15%, se han desarrollado a partir de sedimentos aluviales heterogéneos; el relieve es ligeramente ondulado a quebrado, con pendientes de 1-3-7 %, 12-25%. Los suelos presentan texturas franco arenosas a arcillosas; el drenaje es bueno a moderado; la fertilidad es baja a moderada. Se clasifican como Entisoles, Inceptisoles y Ultisoles.

Relieve montañoso estructural (M): Se localizan en el occidente de la región, son las partes más altas y montañosas; que para otros estudios se toma como la región andina, puesto que va hasta la divisoria de aguas. El área es de 21.859 km2 con un porcentaje del 4.59%. Los suelos tienen textura franco arcillas. Con un drenaje bueno; la fertilidad es moderada.

Estructuras rocosas de origen sedimentario (R1): Se localizan en el centro y al occidente de la Amazonia; el área es de 25.133 km2 con un porcentaje del 5.27 %. Se caracterizan por presentar cimas planas similares a mesetas con incisiones profundas, están sometidas a procesos de erosión, disección y movimientos tectónicos, que han formado un relieve plano a ligeramente ondulado con pendientes de 3-7% y 7-12-25%. Los suelos se han desarrollado sobre formaciones de areniscas paleozoicas, y generalmente presentan profundidad efectiva limitada por la presencia de la roca; las texturas son franco arenosas a arenosas; el drenaje es bueno a excesivo; la fertilidad es muy baja; se clasifican como Entisoles principalmente.
 
Estructuras rocosas de origen metamórfico (R2): Se localizan en la parte oriental de la Amazonia, norte del departamento de Amazonas, Guainía y Vaupés; el área es de 2.018 km2 con un porcentaje del 0.42 %. Son estructuras complejas derivadas de granito y cuarcitas; presentan un relieve ondulado a quebrado con pendientes entre 7-12-25% y mayores, afectados por erosión ligera a moderada, de acuerdo con la pendiente. Los suelos son superficiales limitados por la roca madre y gravilla; con texturas franco arenosa. Con un drenaje bueno; la fertilidad es baja a muy baja; se clasifican principalmente como Entisoles.